Follow by Email

28 de febrero de 2018

¡Al fin!


Al fin parece que la titánica lucha que, según nuestro admirado Forges, mantenía el "Jefe del Servicio de Anticiclones" de AEMET con el sempiterno anticiclón de Azores para que se retirara hacia el norte, y dejara paso a las borrascas atlánticas, ha dado resultado. Y es una lástima que él no haya podido conocer el buen final de ese tremendo esfuerzo.

Viñeta publicada por Forges en "El País" a mediados del pasado mes de noviembre


Pero haya sido el "Jefe del Servicio de Anticiclones" o bien esa reestructuración invernal que ocurre cada cierto tiempo entre la estratosfera y la troposfera, y que se conoce por uno de sus efectos -el calentamiento súbito estratosférico-, lo cierto es que el anticiclón se ha retirado y las húmedas masas de aire atlánticas penetran ya por el suroeste peninsular dejando lluvias abundantes en la vertiente atlántica. Lluvias que, en principio, fueron nieve en muchas zonas, ya que a ésta la costaba trabajo fundirse al encontrar en su camino hacia la superficie una cuña de aire muy frío. Aire que venía a ser como la frontera sur de la masa gélida que en los últimos días se extendió por la mayor parte de Europa desde latitudes siberianas y que ha sido denominada en los medios con los más rocambolescos apelativos.

Mapa de superficie elaborado por AEMET para las 12 UTC de hoy, 28 de febrero. Resulta verdaderamente inusual ver al anticiclón extendido entre Islandia y Escandinavia mientras que buena parte del Atlántico norte aparece ocupado por una gran borrasca. Y en latitudes medias-altas, donde normalmente reinan los ponientes, lo que aparece ahora es una marcada corriente de vientos del este.


También impresiona, por casi olvidada, esta imagen de hoy, 28 de febrero, a las 9 UTC. Camino totalmente abierto para que los vientos ábregos fluyan sobre la Península

Es ahora por tanto, el turno de la visita de sucesivos sistemas frontales o de frentes secundarios. Frentes que separan masas de aire algo distintas y que convergen atraídas por las borrascas pero que, aún distintas, en general son de carácter húmedo y relativamente templadas. A su paso darán lluvias abundantes en la vertiente atlántica, que serán muy copiosas en sus montañas debido al efecto de represamiento y ascenso que esas zonas provocan sobre el flujo. Y será interesante observar en el seno de esos frentes, o de los cinturones transportadores de aire cálido (warm conveyor belts), la aparición de "ríos atmosféricos" o zonas de máximo contenido de agua precipitable. 

El último análisis difundido por el SSEC de la Universidad de Wisconsin muestra un río atmosférico no muy intenso apuntando a la Península Ibérica desde latitudes subtropicales pasando por Canarias. Los "ríos" marcan las zonas donde los ascensos de las masas húmedas concentran la mayor parte del agua precipitable y en sus zonas de incidencia suelen registrarse importantes precipitaciones. Será interesante seguir su evolución en los próximos días y ver si se llega a señalar una conexión con la gran reserva de humedad tropical-ecuatorial.

Cuando se miran los mapas previstos de acumulación de precipitación en una semana aparecen en general, pero sobre todo en esas zonas montañosas del cuadrante suroeste, valores que impresionan, ya que apuntan a cantidades de más de 300 o incluso 400 mm. Ello indica que esos modelos detectan la llegada de aire subtropical rebosante de humedad, para lo cual debe ser bastante templado. Y aquí me surge una pregunta...¿lo es, o será, más de lo que sería climatológicamente normal en estas fechas y ello podría contribuir a las grandes cantidades de precipitación? No lo sé, y lo dejo como una hipótesis sobre la que se podría volver cuando el temporal haya finalizado y conozcamos las precipitaciones reales registradas.  En cualquier caso esperemos que se llenen pantanos y no haya que lamentar inundaciones importantes.


En este contexto me parece importante prestar especial atención, además de a los fuertes vientos de hoy y mañana por el paso de la borrasca atlántica hacia Francia, a la llegada el viernes al suroeste y sur de la Península Ibérica de un marcado máximo de viento en el chorro, algo que podría provocar fuertes ascendencias, mucha precipitación y quizás algunos fenómenos violentos.

Mapa previsto de viento y geopotencial a 300 hPa para mediodía del próximo viernes. La llegada de ese intenso máximo de viento -¿provocado quizás por alguna confluencia de los chorros polar y subtropical?- con sus circulaciones ageostróficas asociadas, podría provocar fuertes lluvias o fenómenos de carácter tormentoso. 

¿Cuánto va a durar este temporal? Si bien el modelo determinista del Centro Europeo insinúa para el final de su periodo de predicción, hacia mediados-finales de la próxima semana, un cierto ascenso hacia la Península y el Mediterráneo de una dorsal norteafricana, el sistema probabilista muestra todavía, como es lógico, una gran incertidumbre y no apoya claramente esa opción.



Por otra parte, y como hemos recordado estos días, el último gran temporal atlántico -no entradas atlánticas menores- se extendió desde finales de diciembre de 2009 hasta -creo recordar- comienzos de febrero de 2010. Difícil que éste pudiera tener una extensión tan larga. La primavera empieza a estar cercana -mañana, uno de marzo, comienza el trimestre primaveral- y en ella la atmósfera se hace muy cambiante como para ser capaz de mantener muchos días una situación más o menos estacionaria. En cualquier caso, acabe cuando acabe, qué interesante sería que lo hiciera con la formación de una dana sobre Golfo de Cádiz-Gibraltar que originase un eficaz temporal de levante sobre el este y sureste peninsular, zonas que se van a ver poco afectadas por este temporal atlántico. Pero, para ello, la dorsal tendría que crecer en el Atlántico cercano, y no sobre la Península o el Mediterráneo.

Y una reflexión para acabar. Ojalá el ver los pantanos llenos, o al menos con una cantidad importante de agua embalsada, no nos lleve a bajar la guardia en los planes hidrológicos a medio y largo plazo y en las campañas y medidas de ahorro de agua. Han pasado varios años desde el último gran temporal atlántico, y no sabemos cuando llegará el próximo.

10 comentarios:

  1. Te has hecho de rogar esta vez, Angel! Teniamos sequía de tus aportaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa! La verdad es que ando metido en muchas historias, pero sobre todo es que tengo la sensación de que está dicho y comentado casi todo. Pero bueno, intentaré no desconectarme mucho. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Ójala se cumplan todas estas previsiones. Sería ideal lo de la DANA que comentas. Un saludo y muchas gracias por tus aportacienes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José. Ojalá! De momento no se ve, pero vamos a esperar un poco más.

      Eliminar
  3. Lo mismo digo: fenomenal. Y se te echaba en falta casi tanto como a la lluvia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Intentaré estar un poco más presente....siempre que vea que hay algo que pueda aportar. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Seguro que hay. Y sin agobios. Los blogs son un regalo con los que alguna gente nos regaláis un poco de vuestro conocimiento. Es un regalo y los regalos vienen cuando han de venir. Soy Juan Andrés, de Granada, por cierto. Y donde espero que esté lloviendo mucho...

    ResponderEliminar
  5. Tus explicaciones son de enmarcar y plasmar en una agenda climatólogica de la península ibérica, mes a mes, estación a estación, dadas tu dilatada experiencia y capacidad de análisis del entorno meteorológico, propias de un buen meteorólogo. Me pregunto, qué nos puedes comentar sobre la situación de la NAO en este evento anómalo, yo pienso que ha pasado a NAO -, pero nadie lo ha comentado en ningún medio. Muy interesante tu comentario advirtiendo de "llegada el viernes al suroeste y sur de la Península Ibérica de un marcado máximo de viento en el chorro" según mapa de 300hPa, en Valencia se notó sin duda más en viento desatado incluso 12 horas antes. Gracias por tu nueva aportación radiofónica en RNE. Un saludo de Jorge

    ResponderEliminar
  6. Tus explicaciones son de enmarcar y plasmar en una agenda climatólogica de la península ibérica, mes a mes, estación a estación, dadas tu dilatada experiencia y capacidad de análisis del entorno meteorológico, propias de un buen meteorólogo. Me pregunto, qué nos puedes comentar sobre la situación de la NAO en este evento anómalo, yo pienso que ha pasado a NAO -, pero nadie lo ha comentado en ningún medio. Muy interesante tu comentario advirtiendo de "llegada el viernes al suroeste y sur de la Península Ibérica de un marcado máximo de viento en el chorro" según mapa de 300hPa, en Valencia se notó sin duda más en viento desatado incluso 12 horas antes. Gracias por tu nueva aportación radiofónica en RNE. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu excelente valoración de mi trabajo, Jorge. Por lo que se refiere a la NAO, hay que tener en cuenta que no se trata de un proceso físico sino de una de las múltiples consecuencias de las evoluciones de la circulación general atmosférica. La NAO mide diferencias de presión pero la distribución de presiones en el Atlántico es el resultado en superficie de las evoluciones del chorro polar -y quizás a veces del subtropical- que condicionan, junto con la orografía y la interacción oceánica, la aparición, evolución y ubicación de borrascas y anticiclones. Lo que de alguna manera hace la NAO es cuantificar algo que ya vemos nosotros contemplando los mapas de superficie. Por tanto, a mi juicio, la NAO es la medida de una configuración de presiones, pero no es un proceso físico. Esa es la razón por la que, al menos yo, no hablo de ella, ya que prefiero referirme a ese posible proceso físico responsable que, al menos en este último caso, y seguramente de modo parcial, ha sido el calentamiento súbito estratosférico y la desestabilización del vórtice polar.

      Eliminar